1_UE
1_andaluciasemueve1

Arte

Publicado el 22 de septiembre de 2015 | por marilobermudez

0

El club de los jóvenes restauradores

Datos del Proyecto

Nombre del proyecto: Conservación y restauración del patrimonio histórico artístico andaluz
Centro (donde se desarrolla la experiencia): IES Antonio de Ulloa
Localidad y provincia: La Rinconada (Sevilla)
Nombre del docente que coordina el proyecto: Dolores Bermúdez Medina
Estudiantes a los que va dirigido (nivel(es)/curso(s)): 1º, 2º y 3º de ESO
Número de estudiantes: 10
Página web/blog del proyecto:
Enlaces de interés vinculados con el proyecto:

Descripción de la Experiencia

4º Sesión

Y comenzamos la segunda fase de nuestro proyecto: las prácticas de restauración sobre piezas reales.

Para ello contamos con cerámicas y porcelanas que nos ha proporcionado un anticuario de Sevilla. Por supuesto son piezas de escaso valor artístico que normalmente las desechan para la venta, y por tanto, ideales para nuestras prácticas. También algunos profesores se entusiasmaron y nos aportaron cerámicas como bandejas, jarrones y tazas. Y alguna pieza de madera (un marco de fotos).

El primer paso ha sido explicar a los alumnos las distintas fases de una restauración:

  • Catalogación de la obra.
  • Consolidación y fijación de estratos.
  • Limpieza.
  • Ensamblado de piezas y reconstrucción.
  • Reintegración de estratos.

Después les he explicado tres normas fundamentales en toda restauración:

  1. Reversibilidad. Todo lo que se le añada durante la restauración tiene que ser fácil de quitar.
  2. Utilizar materiales lo más parecido a los originales y que sean los que se deterioren menos con el paso del tiempo.
  3. Utilizar siempre criterios de diferenciación de lo puesto con respecto al original.

Así que vamos paso a paso. Y hoy comenzamos directamente con la limpieza, puesto que las piezas con las que contamos no necesitan de las fases anteriores y además porque se trata de hacer algunas prácticas sencillas para un alumnado joven y sin experiencia. De todos modos les he enseñado imágenes del punto dos para que se hagan una idea de este proceso.

Para limpiar hemos usado disolventes muy suaves: alcohol acetona. Los alumnos/as se han colocado guantes de cirujanos y con un hisopo de algodón han ido quitando suciedad y manchas de pinturas que tenían algunas piezas. Con esto damos por concluida esta sesión.

Recuerdo que todas las imágenes la iréis encontrando poco a poco en nuestro blog.

5ª Sesión

En esta sesión vamos a empezar a pegar las piezas que están rotas, tal y como lo haría un restaurador de arqueología. ¿Y con qué adhesivo? Pues con pegamento Imedio. “Profesora, ¡¿con pegamento Imedio?!”, “Sí. La formula del pegamento Imedio es la que se utiliza en arqueología para pegar piezas; de tal manera, que ya utilizan directamente esta marca de adhesivo. Es fuerte, flexible y se elimina fácilmente con acetona”.

Además, se necesita una cubeta con arena. Cada pieza que se pega se entierra y sostiene en arena en posición vertical para que quede perfectamente ensamblada. Pero antes de poner el adhesivo hay que comprobar cómo las piezas encajan entre sí para no dar un mal paso. Y esto, que parece en un principio tan sencillo, los chicos y chicas comprueban que es bastante más complicado de lo que parece.

Mientras que las piezas se secan pasamos a ver los distintos criterios de reintegración del color que existen. Al menos, los mas importantes:

  • Tinta plana. Se da un color plano de intensidad más baja.
  • Punteado. Se reintegra el color mediante pequeños puntos, de tal forma que a la distancia no se distingue, pero de cerca sí.
  • Rigattino. Es el mismo criterio que el anterior pero realizado con pequeñas rayas. Este término es italiano.
  • Existe un criterio llamado “arqueológico” que es dejar la pieza sin reintegrar, dejando ver solo lo que tenemos de la pieza, sin reponer nada.

Esta práctica la vamos a realizar sobre unos carteles a los que le hemos quitado un trozo. En su lugar les hemos colocado una cartulina. Y en ella han tenido que reintegrar la parte de color que les faltaba. ¿Y con qué materiales? Pues esta práctica también nos ha servido para conocer materiales distintos de pintura y comprobar la diferencia entre ellos. Hemos usado: acuarelas, rotuladores, lápices de colores y témperas. Y en cada parte hemos aplicado un criterio de reintegración distinto. Pero será en la próxima cuando lo llevaremos a la práctica.

6ª Sesión

Ya tenemos secas las piezas y empezamos a reconstruir las partes que faltan y a rellenar todos los huecos que quedan en las uniones de las piezas.

El material utilizado va a ser la escayola de dentista. Este material es duro y permite un acabado fino y resistente. Para reconstruir las piezas vamos colocando placas de plastilina que vayan haciendo la forma de la pieza a reponer, puesto que la escayola es pastosa y si no tiene nada que la soporte y le dé forma no se puede trabajar correctamente.

Y aparece otro gran reto, cómo se prepara la escayola. Y eso que también aparentemente es fácil de hacer, no lo es. Les explico que este material para que tenga el punto de dureza adecuado necesita también una elaboración adecuada. Y se quedan realmente impresionados cuando aprenden a hacerlo. Se utiliza un bol de goma, escayola, agua y una espátula de pintor.

Mientras que la escayola se seca, iniciamos las prácticas de reintegración sobre los carteles que habíamos preparado en la anterior sesión. Y pensamos en un material diferente para cada criterio:

  • El punteado lo hacemos con rotuladores y otros con acuarelas.
  • El rigattino lo hacemos con lápices de colores y con acuarelas.
  • Las tintas planas lo hacemos con acuarelas y con témperas.

Les explico, que en realidad, la técnica utilizada para las obras de arte es la acuarela por la estabilidad que tiene el color en el paso del tiempo y además porque es reversible solo con un poco de agua. Ya sabemos que esta regla debe cumplirse siempre.

Esta práctica les ha encantado. Quizás también porque es la más vistosa en resultados.

Mientras, la escayola ya está lista para trabajarse. Es un material que seca con una cierta rapidez, sobre todo en esta época del año. Pero yo les recomiendo que lo hagamos en la siguiente sesión para asegurarnos que esté bien seca.

7ª Sesión

En esta sesión nos dedicamos a trabajar la escayola que colocamos en la sesión anterior para dejarla al nivel que le corresponde y con un acabado liso imitando el acabado original de la pieza. Lo hacemos en dos fases:

  1. De una forma más basta, aplicando con un algodón levemente humedecido para conseguir el grado de humedad adecuado (ni muy seco ni demasiado mojado) y ayudándonos de un bisturí, vamos rasurando con mucho cuidado de no pasarnos hasta dejarlo lo mas nivelado posible con respecto a la pieza.
  2.  Posteriormente, se acaba con una lija muy fina.

Esta fase les resulta realmente complicada porque unas veces se pasan eliminando escayola y otras aprietan tanto con el bisturí que termina partiéndose la escayola. Los resultados obtenidos han sido diferentes dependiendo del alumnado que lo ha realizado Y por último le han dado una base de color con acuarelas para imitar el tono de la pieza restaurada.

Y así acabamos con estas sesiones. Ya solo nos queda la visita al IAPH, que lo hemos dejado para el final.

8ª Sesión  

En esta sesión hemos visitado el IAPH (Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico), lamentablemente, un lugar muy desconocido para el público en general. Y es una institución muy importante para nuestro patrimonio, puesto que allí se efectúan todo tipo de actuaciones: documentación, catalogaciones, formación, restauración, etc.

Una guía nos hace una visita que, aunque está pensada para alumnos de más nivel, nos lo han permitido por ser de este proyecto. Durante la visita ellos van comprobando, con mucha satisfacción, que allí se hacen muchas de las actuaciones que hemos practicado durante las sesiones y con los mismos materiales que hemos usado nosotros.

Además, como en la primera fase hemos estado investigando a través de la web de esta institución van reconociendo muchos de los lugares que ya han visto.

La visita les resulta interesantísima pero corta. Realmente faltaron muchas secciones por visitar, como la biblioteca, la zona de documentación y los laboratorios. Estas partes nos la mostraron en un vídeo. Pero los chicos se quedaron con ganas de ver más.

CONCLUSIÓN

La experiencia ha sido muy buena. Realmente el alumnado participante ha quedado muy contento al conocer algo que la mayoría de la gente desconoce. De todas las partes realizadas la que más les ha gustado ha sido la reintegración de carteles y la visita. Además han mostrado sus trabajos a los compañeros los cuales me han pedido realizarlo como una actividad de clase.

¿Quizás para el próximo curso? Quizás…

Imagen de Shutterstock.

Tags: , , , ,


Sobre el colaborador



Deja un comentario

Volver arriba ↑