1_UE
1_andaluciasemueve1

Ciencias de la Naturaleza

Publicado el 12 de junio de 2015 | por Manuel 14

0

HUERTO ESCOLAR EN PRIMARIA

Datos del Proyecto

Nombre del proyecto: Huerto Escolar: Acercamiento a la economía local.
Centro (donde se desarrolla la experiencia): CEIP "Ángel Cruz Rueda"
Localidad y provincia: Cabra (Córdoba)
Nombre del docente que coordina el proyecto: Manuel Pérez Lama
Estudiantes a los que va dirigido (nivel(es)/curso(s)): Alumnos de tercero, quinto y sexto de Primaria
Número de estudiantes: 14
Página web/blog del proyecto:
Enlaces de interés vinculados con el proyecto:

Descripción de la Experiencia

Nuestro proyecto trata de inculcar en el alumnado la experiencia del huerto como base de la economía de nuestra localidad, donde viven, mediante aprendizajes significativos. Este ha sido, y sigue siendo, el trabajo de muchos padres, abuelos, tíos y familiares de los propios alumnos. Para ello aprovecharemos los recursos disponibles y la escuela como base muy importante para difundir estos aprendizajes.

Nuestro Centro ya lleva un tiempo utilizando un terreno perteneciente al mismo que hemos convertido en un maravilloso “huerto escolar”. Este terreno tiene unas condiciones fundamentales para poder disfrutar y desarrollar dicha actividad, que organizamos de la siguiente manera:

– Orientación solar Este-Sur, quedando totalmente protegido de los vientos fríos del Norte que tan perjudiciales son para la agricultura.

– Terreno distribuido en terrazas fluviales muy fértiles, en concreto tres de muy buenas dimensiones, con un magnífico drenaje, lo que favorece la eliminación del encharcamiento radicular tan nefasto para las plantas de ciclo estacional.

– Riego totalmente preparado para eliminar el estrés hídrico que puede producir el secano en plantas de huerta. Este riego es por goteo y totalmente automatizado con programador.

– Proximidad al río Cabra, en concreto, a menos de 200 m. de distancia, rodeado de una abundante vegetación de rivera lo que atrae a una importante población de aves insectívoras y de insectos como abejas, mariquitas, abejorros que tan necesarios son para la polinización y para la eliminación de plagas, de una forma totalmente ecológica, evitando de esta manera tener que usar fitosanitarios para el control de plagas.

-Un invernadero pequeñito con capacidad para una clase y con un espacio reservado como terrario para siembra. Es usado como semillero, utilizando plaquetas de corcho alveoladas, donde los niños siembran las semillas que después trasplantamos al huerto y al invernadero.

– Buen acceso al Huerto Escolar, facilitando la recepción de alumnado y la puesta en práctica de las actividades de manera segura.

Entre los objetivos que queremos conseguir con este proyecto destacan los siguientes:

– Adquirir conocimiento sobre el medio agrícola y natural creando hábitos de asunción de responsabilidades.

-Generar espacios de integración entre los alumnos/as para que sepan del cuidado y respeto del medio ambiente, las tareas maravillosas que se pueden hacer con esta actividad y adquirir sentido de pertenencia por las cosas que hacen.

-Aprender los factores que intervienen en la obtención de alimentos de origen vegetal, los biológicos, los climáticos, hídricos y humanos.

– Obtener aprendizajes significativos desde distintas asignaturas del currículo por medio de la observación directa y la práctica real.

-Conocer el vocabulario adecuado de la agricultura trabajada , tanto de herramientas como de plantas y sistemas de riego y siembra.

-Fomentar las actividades en equipo.

El tipo de actividad que se realizará en el Huerto Escolar induce a la globalización de la enseñanza. Las vivencias que irá experimentando cada alumno/a deberán servir para que sean fácilmente extrapolables a otras situaciones de resolución de conflictos, búsqueda de soluciones o problemas simplemente de hábito investigador.

En todo momento organizaremos las actividades para que el propio alumno/a se reconozca autor de su aprendizaje.

Las actividades a realizar las enmarcamos en tres partes bien definidas:

A) Preparación de la tierra, suelo o semillero, conociendo perfectamente composición de la misma, eliminación de hierbas no necesarias, abonado (animal o vegetal), nunca químico.

Roturación tanto manual con azadas, rastrillos, amocafres…etc, como con motocultor si el espacio dedicado a siembra es mayor. Orientación de los surcos, hileras, al-morrones, caballones o formas de organizar el espacio de tierra disponible para obtener el máximo aprovechamiento solar.

Preparación del riego con anterioridad para evitar el estrés hídrico y por consiguiente la muerte de la planta  por no recibir la suficiente agua y en su momento.

B) Preparación de la siembra. La semillas, plantas o frutos a sembrar tienen que estar muy bien calculadas para la estación del año que vamos a utilizar, para no crear frustraciones en los alumnos que han depositado mucho interés en la actividad y luego ven que no se obtiene ningún resultado.

Hay que dejar claro que son muchas las condiciones que se tienen que dar para que una planta germine correctamente y podamos disfrutar de un buen crecimiento y por lo tanto de buenos frutos.

Seleccionaremos las semillas y explicaremos al alumnado a la profundidad a la que hay que sembrar, la cantidad que hay que depositar, la posición que tiene que adoptar para que gemine, la cantidad de tierra que tiene que tener, tanto encima como debajo, la cantidad de agua que hay que utilizar…

Tiempo aproximado de germinación que varía según la estación y el tipo de cultivo que utilicemos, al igual que el lugar donde realicemos la siembra (semillero al intemperie, en invernadero, con manta térmica…).

Cuidamos fundamentales después de la germinación (riegos adecuados, eliminación de hierbas perjudiciales que entorpezcan el crecimiento de la misma, orientación solar para evitar los fototropismos en caso de siembra en semilleros…).

Trasplante desde los semilleros al espacio de huerto destinado para la siembra, que es un proceso delicado si no se ejecuta adecuadamente, ya que la planta se tiene que aclimatar al suelo, al ambiente e incluso a la temperatura, si se ha sembrado en el interior de un invernadero.

C) Preparación de la recogida del fruto. Es el último paso que todos están expectantes para saber cuando está listo para poder ser recolectada y poderlo comer. Por ello, es fundamenta observar el color de la planta, el fruto, la hoja, o la raíz.

Es muy importante anotar la fecha de siembra o trasplante para conocer que cada planta, fruto, hoja o raíz tiene un ciclo de madurez totalmente distinto.

Nuestra actividad comenzó el día cinco de marzo del 2015 con catorce alumnos, seleccionados entre un amplio número de aspirantes. En cada sesión tenemos parte teórica y parte práctica. La parte teórica ocupa un tercio aproximadamente del tiempo y los dos tercios restantes la parte práctica.

La primera sesión comenzó con la siembra de la patata, con la preparación previa del terreno y la selección de las patatas de siembra adecuadas. Los alumnos participaron en el contado de los trozos que después ellos sembraron, conociendo la profundidad de siembra, distancia y formación de los caballones.

Todo está recogido en fotos en cada una de las sesiones, al igual que la teoría empleada como seguimiento del cultivo.

En total llevamos hasta el día de hoy seis sesiones.

La segunda y tercera sesión trascurrió con la siembra en semillero, con unos objetivos bastante claros:

a) Aprender la técnica de siembra en semillero de corcho.

b) Conocer las semillas adecuadas a la época de siembra y forma de realizarla.

c) Valorar la importancia de sembrar en semillero para adelantar su trasplante con respecto a la siembra directa.

d) Observar los materiales necesarios para tal fin, intentando realizar algún día nuestro propio semillero en casa.

El material necesario es el siguiente:

1) Semillero de corcho distribuidos en alvéolos (296 orificios).

2) Tierra vegetal (turba).

3) Vermiculita (perlitas de corcho para mezclar con la turba y favorecer la humedad en la semilla).

4) Semilla granulada y seleccionada para depositar en los alvéolos.

5) Mesa de siembra donde apoyar los semilleros.

6) Agua para regar la siembra realizada.

La ejecución de la siembra la realizan los niños con indicaciones de su profesor, pero en todo momento todos son participes de todos los momentos y etapas de la siembra. Depositamos la tierra vegetal para llenar los alvéolos del semillero, cuando ya estén llenos con un corcho o los dedos realizamos un pequeño hueco en cada alvéolo no más profundo de tres cm. Seleccionamos la semilla que vamos a sembrar y depositamos en cada hueco una, dos o tres semillas. Después tapamos con la vermiculita hasta quedar la superficie totalmente cubierta. Por último regamos la siembra asegurándonos de que la semilla tiene humedad suficiente para poder germinar.

En el mantenimiento de la siembra realizado, nuestra mayor preocupación, debe ser mantener la humedad suficiente para que germine la semilla y aclarar cuando muchas semillas hayan caído en un mismo semillero, también procuraremos que no falten los nutrientes necesarios para que la planta crezca y genere raíz.

En la segunda sesión sembramos tomate, pimiento, lechuga, calabacín, girasol, melón, pepino y sandía.

La tercera sesión la dedicamos a plantas aromáticas: albahaca, orégano, lavanda, menta, romero y mejorana, siguiendo los pasos de la anterior sesión.

En definitiva así va trascurriendo cada una de las sesiones que próximamente comentaremos.

Imagen de Shutterstock.

Tags: , , , ,


Sobre el colaborador



Deja un comentario

Volver arriba ↑