1_UE
1_andaluciasemueve1

Biología

Publicado el 13 de Enero de 2015 | por myquisa

0

LA RELACIÓN DE LOS SERES VIVOS CON SU MEDIO

Datos del Proyecto

Nombre del proyecto: LA RELACIÓN DE LOS SERES VIVOS CON SU MEDIO
Centro (donde se desarrolla la experiencia): IES JOSÉ SARAMAGO
Localidad y provincia: MARINALEDA (SEVILLA)
Nombre del docente que coordina el proyecto: Myriam Quijada
Estudiantes a los que va dirigido (nivel(es)/curso(s)): 2º Y 3º DE ESO
Número de estudiantes: 9
Página web/blog del proyecto:
Enlaces de interés vinculados con el proyecto:

Descripción de la Experiencia

Nuestro trabajo se presentó en principio como un proyecto de tres fases, que en la práctica se fue convirtiendo en tres proyectos perfectamente diferenciados. Nuestro estudio sobre la relación de los seres vivos con su medio abarca dos líneas de trabajo, plantas y animales, que a su vez se ha realizado en dos ambientes, el patio y el laboratorio.

LAS PLANTAS EN EL JARDÍN

Nuestros alumnos han acondicionado el patio del instituto para la creación un jardín. En primer lugar se realizó un estudio de las condiciones de humedad, luz y temperatura de las distintas zonas de nuestro patio para elegir la ubicación de un parterre. Luego se decidieron los materiales más adecuados para la construcción de un arriate, y se procedió a su construcción. En esta fase, agradecemos la colaboración del padre de Víctor, que orientó y ayudó a nuestro alumnado en esta construcción. Después se seleccionaron las especies vegetales propicias para las condiciones de humedad, luz y temperatura. Durante varias semanas se procedió a la plantación de las mismas. Periódicamente los distintos grupos del proyecto atendieron el cuidado de nuestras plantas, regando a mano y limpiando el parterre. Por último, con vistas a las vacaciones, en las últimas semanas del curso se ha instalado un sistema de riego por goteo.

El éxito con el que toda la comunidad escolar ha acogido nuestro pequeño jardín nos ha hecho plantearnos como objetivo para el próximo curso la ampliación de este, construyendo al menos dos parterres más en diferentes zonas de nuestro patio.

LAS PLANTAS EN EL LABORATORIO

La segunda parte de nuestro proyecto consistía en investigar sobre si el desarrollo de las plantas se puede ver afectado por diferentes sonidos, entre otros, la música. Para comprobarlo construimos unas cámaras de crecimiento insonorizadas cubiertas con tapas de madera donde incorporamos un tubo fluorescente. Dentro de una de las cajas se incorporaron altavoces conectados a un dispositivo con música clásica.

Para el experimento utilizamos semillas de judías. Tras 5 días de germinación en oscuridad, las plántulas se repartieron entre las dos cajas y se mantuvieron con un fotoperíodo de 18 horas luz / 6 horas oscuridad. Al mismo tiempo se conectó el dispositivo musical que funcionaba durante las 24 horas en una de las dos cajas. Durante este tiempo, se regó cada  2-3 días con solución nutritiva. Tras dos semanas de crecimiento medimos la longitud y el peso alcanzado por cada plántula. Los resultados de este primer experimento indicaron que no existen diferencias significativas (T-Student) entre el crecimiento de las plántulas en silencio y música, ni para la longitud ni para el peso fresco. Para contrastar estos resultados nos propusimos repetir el experimento, al menos dos veces más. Sin embargo estos no han podido realizarse por falta de tiempo, por lo que la conclusión del experimento queda pendiente para el próximo curso. Además el año que viene queremos hacer extensivo el estudio a otros tipos de música (rock, techno, etc.), así como observar el crecimiento de las plántulas en otras condiciones, como ruidos estridentes de la calle (obras, tráfico, sirenas etc.).

LOS HORMIGUEROS

Para el estudio de la relación de los animales con su entorno nos decidimos por los insectos sociales, y elegimos las hormigas por ser animales fáciles de conseguir y mantener y por presentar un comportamiento en sociedad muy interesante. A lo largo del curso  los alumnos han construido diferentes tipos de hormigueros para la cría y observación. Se han construido un total de tres hormigueros, dos en poliestireno extruido, y uno tipo sandwich.

Para la construcción de los hormigueros de poliestireno extruido se han utilizado placas de este material de 40 cm (ancho) x 60 cm (largo), en las que se han excavado los túneles y cámaras con la ayuda de un cortador por hilo caliente de nicrom y un microtaladro. Posteriormente se pintaron y se cerraron con un cristal. Por último, mediante un tubo de goma, unimos el hormiguero con un recipiente de plástico tipo tupperware. A la hora de colonizar el hormiguero, la colonia se deposita en este recipiente y se deja que las hormigas se aclimaten progresivamente.  Este recipiente se utiliza además para depositar el alimento y para mantener el grado de humedad  (mediante un algodón humedecido).

Para la construcción del hormiguero tipo sándwich, se utilizaron dos cristales de 30 x 25 cm dispuestos en paralelo sobre unas cantoneras a 1,5 cm de separación. El espacio se rellena con una mezcla de tierra arcillosa y arena. Además, este se conecta a una cámara de forrajeo (recipiente de plástico tipo tupperware), donde las obreras pueden depositar la tierra que extraigan al excavar las galerías, y que además se utiliza para depositar el alimento. Por último cuando se depositan las hormigas, se tapa y se sella la parte superior.

En cuanto a la obtención de las hormigas, agradecemos la colaboración del profesor Raúl Martínez, del colegio Villa de Móstoles (Madrid), que nos cedió varias reinas y algunas minicolonias de diferentes especies (Messor barbarus, Formica sp. y Camponotus sp., entre otras).

 La colonización de nuestros hormigueros a día de hoy no ha sido completada. Al principio, una vez construidos los hormigueros de poliestireno, comenzamos por intentar colonizar estos con dos de las cuatro minicolonias que teníamos hasta entonces. Depositamos en sendas cajas de plástico (unidas a las galerías de poliestireno) dos de las minicolonias. Para que la aclimatación fuera más fácil, se introdujo en la caja el propio hormiguero de la reina (tubo de ensayo) donde se encontraban las hormigas. Como alimento se depositaba en la caja una microgota de aguamiel, y se mantenía la humedad con un algodón húmedo. Cuando finalizaron las clases las pequeñas poblaciones de hormigas que formaban las minicolonias no habían proliferado y además no habían colonizado los túneles y galerías del poliestireno, y solo salían del hormiguero de la reina para tomar el alimento y explorar la caja donde se encontraba el tubo de ensayo. Para facilitar al alumnado el cuidado de estas hormigas durante el verano, decidimos desconectar las cajas de los hormigueros de polietileno (demasiado grandes para transportarlas a casa, y vacías al fin y al cabo…), y se siguen cuidando estas hormigas en el interior de las cajas.

La colonización del hormiguero tipo sándwich tampoco ha sido muy exitosa. La primera minicolonia que instalamos pereció al completo, debido probablemente a un derrumbe de las galerías producido porque nuestra mezcla de tierra y arena era demasiado arenosa. Ello nos llevó a vaciar el hormiguero y a rellenarlo con una mezcla de tierra con más arcilla que la primera vez. La minicolonia instalada constaba de una reina y tres obreras, demasiado pequeña, pero la única de que disponíamos en ese momento. Tras la instalación en el hormiguero se llegó a observar la puesta de la reina, pero no se ha observado aun proliferación de la colonia. A día de hoy no se observa mucha actividad, y las galerías excavadas que se pueden ver desde nuestro lado del cristal son las mismas que ya habían excavado a los pocos días de instalarse en él. Durante el verano permanecen con vida al cuidado de uno de los alumnos.

El resto de las reinas, de la especie Messor barbarus, han tardado algunos meses en tener descendencia. Actualmente estas colonias proliferan con éxito en el interior de los hormigueros de las reinas (tubos de ensayo), y se mantienen en ellos con el alimento y la humedad adecuados. Es posible que el crecimiento del número de individuos en estas colonias posibilite un mayor éxito en la colonización de nuestros hormigueros próximamente. Pero eso ya será el próximo curso.

Como veis, esto no es una memoria, sino un continuará, pues todos nuestros proyectos necesitan de una segunda parte, especialmente este último, ya que cada vez es más numeroso el número de “habitantes” que estamos teniendo durante el verano, por lo que pronto debemos proseguir en la construcción de nuevos hormigueros para mantener a nuestras hormigas en las mejores condiciones posibles.

Créditos: imagen de M.Peinado.

Tags: , , , , ,


Sobre el colaborador



Deja un comentario

Volver arriba ↑