1_UE
1_andaluciasemueve1

Educación Secundaria

Publicado el 9 de julio de 2014 | por Meli Lopez

0

ON AIR

Datos del Proyecto

Nombre del proyecto: ¡Sigue Mi Onda!
Centro (donde se desarrolla la experiencia): IES Cerro de los Infantes
Localidad y provincia: Pinos Puente (Granada)
Nombre del docente que coordina el proyecto: Carmen C. Lopez Carmona
Estudiantes a los que va dirigido (nivel(es)/curso(s)): Segundo ciclo de Secundaria
Número de estudiantes: 13
Página web/blog del proyecto:
Enlaces de interés vinculados con el proyecto:

Descripción de la Experiencia

Estimados compañeros, compañeras y posibles lectores, llegados al final, hay dos sensaciones: la de orgullo porque lo hemos logrado a pesar de todo y la de saber qué cosas tengo que mejorar si algún día vuelvo a ser seleccionada para Profundizar.

No creo que sea fácil nada de lo que alguno de nosotros hemos hecho. Todo trabajo conlleva consecuencias, unas positivas y también otras negativas. Por lo tanto, enhorabuena a todos y en ello me incluyo.

Puesto que es mi mensaje de despedida-memoria, comenzaré por donde lo dejé en el anterior.

Una vez solucionados los problemas, comenzamos a trabajar con los chicos y chicas. Primero el logo, el Twitter, el FB, el correo y la cartelería publicitaria. Ellos decidieron trabajar en unas cosas y otros en otras, según sus atracciones, de tal manera que se fueron configurando los posibles grupos: Técnicos y Locutores.

Lo siguiente fue aprender a utilizar el programa de grabación y montar los equipos (conocer tipos de clavijas, enchufes, cables, el uso de la Mesa de Mezclas, etc.).

Una vez realizado esto, nos pusimos manos a la obra con la locución, fonación y ejercicios para casa para mejorar la vocalización.

Las siguiente sesiones las dedicamos a aprender lo más básico en radio (TV también): la parrillas de programas; la escaleta, el guión y la pauta.

Elaboramos primero la parrilla, en la que decidimos lo siguiente: Informativos (sobre todo, locales), además de entrevistas de calado a un personaje; Tertulia, sobre temas “calientes” en la localidad con intervención de personas externas al proyecto; y Musical, en el que trabajaran música real haciendo algún tipo de investigación de fondo.

Nos rapartimos los programas y comenzamos por la elaboración de la escaleta. No es demasiado complicado esta parte de la labor de preparación de un programa de radio, pero casar los tiempos, y pensar en la posible duración de los apartados, no es fácil, si se hace por primera vez. Sobre todo, cuando aún no tienes ni sintonías, ni cuñas ni transiciones.

Una vez que teníamos las escaletas de los tres programas, los técnicos aprovecharon para elaborar los enlaces entre programas, lo que he mencionado en el párrafo anterior. Mientras tanto, los locutores se dispusieron a crear los guiones.

La redacción de un guión tampoco es fácil. Sobre todo cuando sabes que la emisión es una semana posterior a la grabación y debes tener mucho cuidado con lo que dices (tiempos verbales) y con la actualidad de la noticia (sobre todo en el programa informativo).

Debes atar mucho el lenguaje para que no sea ambiguo y debes animar el diálogo para que enganche. En radio, lo más importante es ponerse en el lugar del oyente (la empatía) y todos sabemos que los chicos a estas edades aún pecan de lo contrario.

Sin embargo, tampoco debes cerrar tanto lo que vas a decir, pues de lo contrario sonaría a “metálico”, es decir, a “lenguaje robótico”.

Una vez, elaborados los guiones, los técnicos regresan de sus “equipos” y comparten con los locutores un ratito… Deben elaborar la pauta.

Compaginar los tiempos de guión con pauta es la siguiente labor complicada a la que se enfrentan. Deben ponerse de acuerdo y además, deben crear sus señales visuales para entenderse en medio de la grabación.

Una vez realizado todo esto, a imprimir.

Es el momento de grabar. Ahora acuden los nervios, debemos leer el guión con naturalidad, pero es difícil.

El técnico debe controlar el ritmo y que los compañeros no fallen.

ON AIR.

Hay errores de dicción, hay risillas de nervios, hay un poco descontrol… El técnico da la orden: “¡Grabando!”

A veces hay que empezar de nuevo todo. Paciencia. Un programa de 15 minutos puede llevar grabarlo una hora o dos.

Se guardan las partes de voz para luego editar el programa añadiendo las cuñas, las sintonías, las transiciones, los minutos de música.

Este trabajo lo hacen todos, aunque fundamentalmente, el técnico.

Se van encajando las piezas como un puzzle. Se elimina el error.

Una vez acabado el trabajo de Edición. El programa está listo para ser exportado a MP3 y lanzarlo desde nuestro servidor “Streaming” al mundo.

Y una vez lanzado, se puede escuchar desde un navegador web, programas de búsqueda de radios internacionales o desde el blog.

Trabajo finalizado.

Mi reflexión:

He cometido bastantes errores, unos por ambición y otros, por desconocimiento. En cuanto a los primeros, deseaba haber hecho mucho más con los chicos, deseaba hacer la mejor radio escolar del planeta, pero empezar de cero, motivar, crear y hacer radio, es mucho para 24 horas.

En cuanto a lo segundo, desconocer el mundo Profundiza te hace no calcular bien, no temporizar bien, no mantener el ritmo bien.

Si volviera a empezar, volvería a tener errores. Pero arreglaría muchas cosas que esta vez no he tenido en cuenta. La más importante: saber si en el centro, realmente, hay interés por el proyecto o es solo apariencia. Si tienes que luchar contra “molinos”, mejor no ir. Esta “quijote” ya no tiene edad para luchar en vano.

Además, creo que elaboraría el proceso de otra manera. Aunque en el fondo, lo único que cuenta en esta vida es que estemos todos nosotros, por unas razones o por otras, luchando por una educación mejor. Ya sean motivaciones materialistas o altruistas, todos nosotros hemos hecho un esfuerzo superior. Abandonar nuestros hogares toda una tarde o mañana de sábado, tiene un mérito que no tienen muchas actividades que se hacen en los centros, pues nacen en horario lectivo. Esta actividad nace y se desarrolla en horas de ocio del profesional. Eso es amor y pasión.

A veces, incluso, cuesta más de lo que una está dispuesta a dar. Entonces te planteas qué haces o qué has hecho.

En fin, esta es la historia de un sueño, con tintes dramáticos personales, pero que jamás me harán perder la pasión por la educación en cualquiera de sus manifestaciones.

Hacer Radio era un reto. Que los chicos disfrutaran era un método. Profundizar, un medio. Lograr aprendizajes, una pasión.

Aquí dejo mi Memoria y mi autoevaluación. El blog de la Radio contiene los archivos y las fotos.

Un saludo

 

Créditos: fotografía de Alosh Bennett.

Tags: , , , , , , ,


Sobre el colaborador

Profesora de Lengua española y Literatura. Amante de la Historia y de las ciudades en las que resido o trabajo.



Deja un comentario

Volver arriba ↑