1_UE
1_andaluciasemueve1

Ciencia

Publicado el 22 de julio de 2015 | por Mauri

0

¡PREPARADOS, LISTOS Y A COCINAR!

Datos del Proyecto

Nombre del proyecto: Aprendiendo Química Cocinando
Centro (donde se desarrolla la experiencia): IES Cerro del Viento
Localidad y provincia: Arroyo de la Miel. Benalmádena (Málaga)
Nombre del docente que coordina el proyecto: Mauricio Jesús Ruiz Ruiz
Estudiantes a los que va dirigido (nivel(es)/curso(s)): ESO- 1º-2º-3º-4º
Número de estudiantes: 45
Página web/blog del proyecto:
Enlaces de interés vinculados con el proyecto:

Descripción de la Experiencia

El IES Cerro del Viento participa este año con un proyecto ¡Aprendiendo Química Cocinando! con tres profesores del Departamento de Física y Química y unos 45 alumnos de 2º, 3º y 4º de ESO, además de una alumna de 1º de ESO.En mi caso, he tutorizado al alumnado de 4ºESO y de  nuestra alumna de 1ºESO.

Con este proyecto pretendemos varios objetivos con nuestro alumnado:

– Que actúen como científicos escolares, experimentando primero e investigando-ampliando conocimientos después.

– Que se acercan a la Ciencia con un enfoque divertido, lúdico, pero científico al final, preguntando con curiosidad e interés para buscar respuestas.

– Y que desarrollen competencias como aprender a aprender y autonomía e iniciativa personal, además del trabajo en grupo.

Respecto a los tres profesores, nos enfrentamos a un reto, con dos laboratorios y tres grupos para trabajar con más de 40 alumnos. Por lo tanto, también nosotros aprenderemos a trabajar en equipo y a distribuirnos el trabajo.

 

 

A los alumnos se les está proporcionando recetas, a modo de guiones de prácticas, en las que al final hay cuestiones que deben responder y que constituyen la parte de investigación de nuestro programa.

La primera sesión fue la de presentación, información, distribución de grupos, normas de trabajo…  y finalmente una primera sesión práctica en el laboratorio, nuestra primera receta de cocina: fabricación de bombones de oreo. Quiero resaltar que el primer día, nuestros alumnos y alumnas estaban algo sorprendidos con la idea de aprender química en la cocina, eran términos para ellos que no encajaban, ¿aprender química en la cocina?. Pienso que el hecho de verse en el centro por las tardes, sin ruido en los pasillos para el cambio de clase, sin recreo y  en un ambiente totalmente distinto al de las mañanas, con sus profes de física y química y cocinando, no terminaba de convencerles.

En las siguientes sesiones hemos obtenido pan, brochetas de uvas y queso, brochetas de gominolas y nubes “artísticas”. Al término de la segunda y tercera sesión, la impresión era totalmente diferente, además ellos  eran los que en las clases de las mañanas nos decían “profe, ¡esta tarde profundiza!” Hemos notado una evolución positiva en la actitud del alumnado, también decir, que los alumnos y alumnas que estaban dudosos y no le llamaba la atención el proyecto, dejaron de asistir. En este caso otros ocuparon su plaza.

El criterio de elección del alumnado este año ha sido mucho mejor que el año pasado, ya que hemos evitado ciertos errores cometidos el curso pasado, pero de los errores se aprende.

Y seguimos trabajando.

 

Imágen de shutterstock.

Tags: , , ,


Sobre el colaborador



Deja un comentario

Volver arriba ↑