Ciencias Sociales, Geografía e Historia

Publicado el 22 de julio de 2018 | por Rafa

0

“VALDEOLLEROS, NUESTRO BARRIO”

Datos del Proyecto

Nombre del proyecto: "VALDEOLLEROS, NUESTRO BARRIO"
Centro (donde se desarrolla la experiencia): I.E.S. "GRUPO CÁNTICO"
Localidad y provincia: CÓRDOBA (CÓRDOBA)
Nombre del docente que coordina el proyecto: RAFAEL GONZÁLEZ REQUENA
Estudiantes a los que va dirigido (nivel(es)/curso(s)): 3º DE LA E.S.O.
Número de estudiantes: 17
Página web/blog del proyecto:

Descripción de la Experiencia

“Valdeolleros, nuestro Barrio” es una ilusión que partió de un proyecto solitario para realizar una convencional historia de un barrio de Córdoba. Con el paso del tiempo, empecé a experimentar cómo pasarlo al alumnado. En un primer momento, los proyectos integrados de 4º de la E.S.O. me permitieron trabajar durante dos años con alumnos/as. Ese trabajo me abrió los ojos a la ampliación de puntos de vista y de trabajo en el proyecto, que casi se truncan el curso pasado al entrar en vigor el nuevo currículo de la E.S.O.

Sin ningún anclaje real con el alumnado, me parecía difícil continuar trabajando con ellos. Por aquellos años conocí las convocatorias de Andalucía profundiza, pero por una razón u otra, no me atreví a solicitarlos. Sin embargo, el curso pasado apareció una luz en la oscuridad: un grupo de alumnos/as de todos los niveles de mi centro empezaron a trabajar voluntariamente y fuera del horario lectivo el proyecto, que culminó en la elaboración de un documental casero sobre la historia de Valdeolleros que fue expuesto en la convocatoria de jóvenes historiadores en la convocatoria de la II Fiesta de la Historia en la facultad de Ciencias de la Educación de Sevilla. Sigue causándome una enorme satisfacción las caras de mis alumnos/as cuando expusieron su trabajo ante un auditorio totalmente lleno de personas que los estaban escuchando y eran como ellos. Antes de entrar, con todos los nervios en el estómago, los reuní en un rincón del patio y les dije que “Estamos en el templo de la sabiduría y nosotros somos los sumos sacerdotes”, como diría el maestro Unamuno. Jamás habían estado en una situación como esa, pero la semilla estaba plantada.

Y durante este curso empezamos trabajando (y seguimos trabajando) de la misma manera. La idea inicial fue completar los huecos, lógicos, que se nos quedaron pendientes el curso pasado, y decidimos abordar la problemática de la juventud en el Barrio, ayer y hoy. Sin embargo, quería dar más visibilidad e implicación de otros resortes del Centro. Teníamos dos posibilidades: presentar un proyecto de innovación (que no se me va de la cabeza) o un Andalucía profundiza. Elegí este último, porque coincidieron muchos factores, de los que destaco:

– Participación de todos los compañeros del Departamento de Gª e Hª del Centro en el mismo proyecto.

– Dar una alternativa a un alumnado que te está pidiendo y solicitando cosas nuevas o alternativas más allá del aula, y con unas ansias de saber extraordinarias.

– Mantener un grupo de alumnos/as que ya sabían lo que era trabajar voluntariamente y fuera de horas de clase.

– Visibilizar el proyecto “Valdeolleros, nuestro Barrio” hacia un proyecto de investigación en donde el proyecto sirviera de excusa para adquirir y profundizar en los rudimentos del trabajo de un historiador. Sabíamos que era el punto más problemático ya que los alumnos/as suelen tender hacia aspectos más tecnológicos y manipulables antes que hacia un “aburrido” trabajo de investigación histórica.

Para mí, lo más importante son los alumnos y alumnas. Hay un sector más o menos numeroso en los Centros que no son lo debidamente atendidos, por diversas cosas. Un mal planteamiento de los diseños curriculares, la losa de las seis horas diarias, el enfoque que se le da a las materias y, muy especialmente, los enormes esfuerzos que se le dedican a otro tipo de alumnado en el que todos estamos pensando (y que hay que hacerlo también, ya que para eso nos pagan y estamos en un sistema público de educación). Saber darles una alternativa a estos chavales es fundamental ya que son auténticas esponjas que tienen que triunfar y ser valorados en el mundo del mañana.

Este proyecto ha despertado la curiosidad de nuevos alumnos/as que no trabajaban en el mismo hasta el Andalucía profundiza y ha consolidado la de otros que sí la conocían:

– Entender que un proyecto de investigación es muy complejo. No es decir que vamos a investigar la historia del siglo XX en Córdoba, construir un robot o contemplar el firmamento. Lo que no se ve, es el verdadero trabajo de un investigador y de un historiador/a en este caso: plantear un objeto de investigación que sea relevante y significativo, conocer qué fuentes puedo utilizar, determinar hipótesis de trabajo y, muy especialmente, tirarse horas y horas en un archivo y en un escritorio leyendo y escribiendo para producir una serie de páginas.

– Comprender que son parte de la Historia. No se sabe si la “Gran Historia” o la “intrahistoria” unamuniana, pero son Historia. Para ello, el Barrio de Valdeolleros de Córdoba es una mina para la investigación. Un barrio joven, con apenas 75 años de historia, humilde y trabajador, participativo, solidario, reivindicativo, en una transformación actual de libro… que ofrece páginas y páginas de Historia.

– Visibilizar y utilizar fuentes orales para la investigación histórica en este proyecto concreto, lo que les ha permitido realizar primero cuestionarios de entrevista y después realizarlas, lo verdaderamente difícil. Hablar con Rafael Tejedor, Juan Gregorio Ramírez, Dolores Díaz, Paco Gea… es tener una biblioteca abierta ante sus ojos.

– Utilizar otras fuentes de información alternativas y complementarias a las textuales en la Historia, como son “las bibliotecas vivas de Valdeolleros” y las fotografías de los vecinos/as. Pero no sólo nos hemos quedado en la recopilación de fuentes ya existentes, sino que han creado mucha documentación nueva y han participado en un proceso artístico de creación único, que ya es Historia en el Barrio y que ha sido la elaboración de un mural con los artistas de Grupo Cántico en la fachada del Centro por el artista urbano Javier Tarín. Aunque en principio no figuraba en los objetivos del proyecto, ha sido todo un acierto que ya podemos ver un anticipo en las redes sociales y que se publicará en nuestra revista escolar “Asomadilla”.

– Organizarse colectivamente y participar en la sociedad es algo innato a los seres humanos y nuestros alumnos/as han trabajado profundamente esta temática en este Barrio modelo de participación, por ejemplo, con el XX Día de la vecindad y la entrevista al presidente del Consejo de distrito norte, Juan Gregorio Ramírez; o con las entrevistas a Curro Cobos, Rafael Aguilar o Dolores Díaz. La visibilidad de lo que se cuece en un Barrio y ser protagonista de ella es una tarea constante en este proyecto.

– Utilizar los programas más adecuados para el tratamiento de la imagen fija y en movimiento, así como otros de manipulación y tratamiento de las imágenes. Esta es una de las partes más atractivas para los alumnos/as ya que entronca directamente con uno de sus grandes intereses, las nuevas tecnologías de la información.

– Conocer un barrio es pateárselo. El itinerario urbano por Valdeolleros ha sido también una de las actividades más valoradas por el alumnado.

– El trabajo en grupos colaborativos, con algunos alumnos/as que no se conocían de nada pertenecientes a otros institutos y cuyas amistades han florecido a lo largo de las diferentes sesiones. La preparación de paneles, vídeos, cuestionarios, entrevistas han sido tareas propicias para esta metodología.

¿Qué podíamos mejorar o qué cambiaríamos? Siempre hay que ser crítico con lo que se trabaja. Podríamos citar las siguientes cuestiones:

– El periodo de trabajo coincide con el último trimestre, que es cuando más agobiados de trabajo están estos alumnos/as. Adelantar en el tiempo el proyecto no sería una mala idea.

– Conseguir un día único para reunirnos también ha sido muy complicado, ya que los alumnos/as participan en variadas actividades vespertinas que hay que respetar.

– Respecto al cronograma del proyecto, hemos sido muy ambiciosos. Aunque hemos cumplido con creces en una primera participación, deberíamos haber sintetizado o reducido el número de contenidos para ser más prácticos. Hemos pecado en algunas sesiones de demasiada teoría, imprescindible por otra parte, pero muy tediosa para el alumnado. Nos ha faltado tiempo para dos temas muy interesantes, el tratamiento de la fotografía y la exposición escrita y oral de los contenidos.

Sin embargo, la valoración general realizada en el cuestionario de evaluación pasado al alumnado ha sido muy buena y muy satisfactoria. Como hemos visto en sus opiniones, todos/as repetirían en un proyecto Andalucía profundiza el curso próximo, cosa que intentaremos conseguir para ellos y otros nuevos alumnos/as. Por mi parte como profesorado, he disfrutado con ellos. No sólo por las cualidades innatas que tienen hacia el aprendizaje y el conocimiento, sino porque te revitalizan en un trabajo monótono que debe tener vías de escape como éstas. Casi siempre, las limpiadoras del Centro nos han cerrado las puertas diciéndonos “ya está bien por hoy” y eso, para mí, es una satisfacción enorme, y para ellos, que tú estés allí con ellos, igualmente.

El próximo curso iremos más allá. Profundizaremos en la labor social del barrio, concretamente en la participación, y en las nuevas tecnologías, abriendo nuevos caminos y nuevas vías de conocimiento para el alumnado con expectativas e inquietudes. Por ellos y por ellas, siempre toda nuestra labor educativa tiene sentido.

 

Imagen de Flickr

Tags: , , , , ,


Sobre el colaborador



Deja un comentario

Volver arriba ↑