1_UE
1_andaluciasemueve1

Ciencias Sociales, Geografía e Historia

Publicado el 6 de septiembre de 2015 | por Joaquín Mesa Sánchez

0

Callejero de Córdoba: final

Datos del Proyecto

Nombre del proyecto: Callejero cultural de Córdoba
Centro (donde se desarrolla la experiencia): IES Gran Capitán
Localidad y provincia: Córdoba (CÓRDOBA)
Nombre del docente que coordina el proyecto: Joaquín Mesa Sánchez
Estudiantes a los que va dirigido (nivel(es)/curso(s)): 3º y 4º de ESO
Número de estudiantes: 9
Página web/blog del proyecto:

Descripción de la Experiencia

En la entrada anterior, informaba que las tres primeras sesiones se habían desarrollado con normalidad, según lo programado: presentación del proyecto, conocimiento de la plataforma y constitución de grupos de trabajo; elección de calles y búsqueda de documentación. No obstante, ya en la tercera sesión, pude advertir las primeras bajas del proyecto, bien de alumnos de otros centros, bien de alumnos de mi propio centro, por circunstancias diversas: falta de tiempo, adaptación a una nueva metodología…

En los días siguientes se trabajó con intensidad, tanto en las sesiones presenciales (documentación y escritura del guión), como también, lógicamente, en las sesiones no presenciales del proyecto. Ha de tenerse en cuenta que el producto final del proyecto es la edición de un vídeo grabado en la propia calle cordobesa objeto de investigación. Por tanto, obviamente, la grabación de ese vídeo se realiza en sesiones no presenciales, así como parte de los ensayos del guión y, también, la propia edición del vídeo. He de decir que, con dificultades por la escasez de tiempo, los dos grupos que permanecían en el proyecto alcanzaron los objetivos de modo brillante. Y ese tiempo, tan escaso en esta edición, motivó incluso que la última sesión de evaluación (encuesta, reflexión general, balance…) tuviera que aplazarse hasta finalizados los exámenes de fin de curso.

Mi propio balance y reflexión general es lo que sigue:

1. Compromiso y responsabilidad. Si bien es cierto que varios de los participantes iniciales del programa abandonaron el proyecto por razones diversas (los que procedían de otros centros, creo, por desconocimiento y falta de formación inicial, y los participantes de mi centro, por las exigencias de 4º de ESO, tan absorbentes), los que han concluido el proyecto han demostrado que, aunque no exista sanción o premio académico (las famosas “notas”), pese a su corta edad, son capaces de organizarse, establecer una programación y de ejecutarla en equipo para alcanzar una meta.

Y entiendo que ese compromiso, esas capacidades que han ejercitado, es uno de los principales objetivos alcanzados en este Profundiza, de esta metodología. De este modo, lo académico, las clases, las tareas y los trabajos del instituto… no lo consideran ajeno a su vida, extraño a sí mismos. No existe esa esquizofrenia -vida académica vs. vida personal- que les conduce al aburrimiento, de lo que he hablado en otros lugares. A saber, su aprendizaje, las dificultades que han resuelto en el proceso, el resultado final… lo consideran parte de sus experiencias; no lo consideran ajeno, no lo desligan de sus vidas.

2. Autonomía. Evidentemente, la comunicación conmigo es constante -a diario en el aula, en las sesiones presenciales de Profundiza, a través del correo interno del wiki, a través de Twitter… en sesiones no presenciales-, los equipos de alumnos son libres -y responsables, como decía más arriba- en la elección de los elementos fundamentales del proyecto, si bien, lógicamente, tienen marcadas unas fases: elección de la calle, búsqueda de la información, escritura del guión, grabación del vídeo en el exterior y montaje final.

Y debo confesar que es otra constante, desde mi experiencia, del ABP la incertidumbre: pese a las intervenciones y guías que se establecen del proyecto, el resultado final es responsabilidad última de los equipos. Sí es visible (puede consultarse el sitio web del proyecto: callecor.wikispaces.com) su trabajo de documentación y creación del guión, pero las grabaciones en el exterior las realizan por equipos, así como el montaje final. Y en ese punto, se interviene de otro modo: con el apoyo, con las recomendaciones, con la resolución de dificultades, con la orientación…, tanto de modo presencial, como no presencial.

3. Trabajo cooperativo. En esta edición, a diferencia de las anteriores, he ensayado el trabajo colaborativo con un grupo numeroso. Hasta este momento, en mi experiencia con metodología ABP, el número máximo de participantes en un proyecto había sido de 4 alumnos. En esta ocasión, había un grupo de 6 miembros, diversos en los intereses, en las actitudes, en las habilidades… e incluso en las edades (había un miembro de este equipo de menor edad, de 1º de ESO). Para aumentar el número de miembros de un equipo, siempre he pensado en la especialización de funciones: documentalistas, editores de vídeo, escritores del guión, actores… Sin embargo, esta especialización es casi imposible, por un rasgo propio de sus edades, su extraversión radical y su afán de protagonismo (todos quieren aparecer en el vídeo final).

Algún miembro de este equipo me ha comunicado, no obstante, ciertas dificultades en la organización, en los acuerdos, en las elecciones, en el reparto de tareas… pero los resultados han sido excelentes, como puede verse en los vídeos. ¡Si ellos conocieran lo extraño del trabajo en equipo entre adultos, entre profesores!

4. Creatividad y satisfacción. La libertad, la autonomía, el compromiso y la responsabilidad, la cooperación de las que he hablado, están estrechamente vinculadas, en mi opinión, a la creatividad. Elegir es, obviamente, descartar opciones, posibilidades, y en esas elecciones hay que reflexionar, planificar… sin renunciar, sin duda, a lo inesperado, a una nueva asociación de ideas.

Les solicité que, puesto que los dos equipos iban a realizar un vídeo sobre varias calles, buscaran un nexo de unión entre los diferentes vídeos para que esos vídeos fueran secuencias de un vídeo final que los integrara a todos. Y de manera creativa, lo compusieron de una manera brillante: en el primer caso, el vínculo es la constitución de un grupo de amigas que ayuda a otra a la que proponen una manera diferente de realizar un trabajo académico, y en el segundo caso, las 6 calles de Córdoba pudieron vincularlas por las referencias a políticos, familias, batallas de la Segunda Guerra Civil Romana… y ello les permitió una breve reflexión sobre la historia, el pasado, las batallas, la selección de los hechos que se recuerdan en el nombre de las calles, sobre la naturaleza humana, en fin…

Por último, a diferencia de ese terrible refrán de “La letra con sangre entra”,  creo que el aprendizaje está ligado a la investigación, a la creatividad, al descubrimiento y ello produce satisfacción y felicidad, no dolor, ni sufrimiento. Es el goce de aprender, de conocer algo que se desconocía, de adquirir nuevas experiencias y habilidades, que no se miden, ni pueden medirse en un test memorístico. Y esa satisfacción puede verse en sus rostros en muchas secuencias de sus vídeos.

En otras secuencias, también es visible, se observa cierto cansancio. Sin duda, la limitación de Profundiza a solo tres meses -con la interrupción de las vacaciones de Semana Santa y la Feria de Mayo en Córdoba, y en el caso de mis alumnos, además, el viaje de fin de estudios de 4º de ESO- les ha obligado a un sobreesfuerzo. Espero que en próximas ediciones pueda ampliarse este tiempo de Profundiza.

Podéis ver los resultados finales en:

Imagen de Shutterstock.

Tags: , ,


Sobre el colaborador



Deja un comentario

Volver arriba ↑